Los cuadernos de Sol

He estado escuchando a mi paisano Ángel Vadillo, alcalde de Alburquerque, un tipo valiente que se vino andando a Madrid para protestar por el primer decreto ley que firmó el actual ministro de Industria y que supuso el fin de la inversión en energias renovables. Esta bajada de pantalones ante el poderosísimo lobby energético condena a la ruina a su pueblo y, por extensión, al país. Angel lleva 52 dias en huelga de hambre frente al Ministerio de Industria e interpela al sentido común para conseguir algo que a muchos nos parece básico: que no se retroceda lo ganado en estos años, que no se apueste por fuentes de energía obsoletas y que no se condene a las regiones periféricas.

Las fotos de Alvaro Minguito, aquí.